Las actividades extraescolares para niños, ¿qué debemos saber?

17 octubre, 2019
Las actividades extraescolares para niños, ¿qué debemos saber?

Como actividades extraescolares se conocen aquellas actividades que se realizan fuera del horario escolar y que pueden estar programadas por la propia escuela o por los padres del alumno para reforzar su aprendizaje educativo, para promover el ejercicio físico o como complemento para desarrollar cualquier tipo de habilidad o afición que el menor esté interesado en realizar o para la que tenga aptitudes a desarrollar. Las actividades extraescolares de los niños forman parte cada vez más de la actividad diaria del menor, puesto que han ido progresivamente aumentando su introducción en la vida escolar. Actualmente es muy raro encontrar un niño que no tenga organizado algún tipo de actividad extraescolar, pero ¿realmente son tan necesarias? Vamos a exponer las ventajas o beneficios que a simple vista pueden aportar, como pueden ser:

– La socialización. Destinadas principalmente para fomentar la relación interpersonal, compartiendo juegos o deportes en aquellos niños que por su naturaleza sean tímidos, introvertidos, retraídos…

– Trabajo en equipo. Las actividades deportivas principalmente fomentan aspectos tan importantes en el desarrollo de los niños como son la superación, el compañerismo, el autocontrol, la tolerancia, la cooperación, el respeto, la frustración…

–  Favorece la salud física y emocional. El deporte en cualquiera de sus especialidades ayuda a que los niños se muevan, corran, jueguen y suelten adrenalina, a la vez que les ayuda a fortalecer su desarrollo y crecimiento, promoviendo un estilo de vida saludable, al mismo tiempo que estimula y favorece su desarrollo emocional y su autoestima.

Aunque existen infinidad de actividades extraescolares no hay una mejor que otra, sino que cada una de ellas presenta unos beneficios o ventajas frente a las demás, por lo que es importante elegir en función de los gustos, habilidades, aptitudes o necesidades del niño para que resulte una actividad agradable y placentera. Dentro de este gran grupo, las principales las podemos clasificar como:

  • Quizás sea de las actividades más extendidas y que tienen un mayor porcentaje de participación, dentro de estas podemos destacar:

– El fútbol. Un deporte especialmente indicado para niños hiperactivos y muy valorado por estimular la velocidad, los reflejos, la coordinación, el equilibrio, la disciplina, el compañerismo, el trabajo en equipo… Por ello, si vuestro pequeño quiere practicar este deporte, nosotros os recomendamos que os pongáis en manos de Marians Sport, puesto que es una tienda online especializada en la venta de botas de fútbol y fútbol sala, con un gran precio y de la mejor calidad.

– El baloncesto, también conocido como deporte ráfaga por mejorar las habilidades motoras, ya que se requiere de una gran velocidad, agilidad, equilibrio y coordinación de manos y pies para su práctica, nos ayuda a desarrollar la musculatura y favorece el crecimiento.

– Natación. Es un deporte que se puede practicar a cualquier edad y uno de los deportes más completos que existen ya que en su ejecución se ven implicados dos tercios de los músculos del cuerpo, lo que mejora el desarrollo psicomotor y el tono muscular en los niños, favoreciendo la relajación y la mejora del sueño en niños hiperactivos.

– Artes marciales. Como kárate, judo, taekwondo… favorecen el desarrollo de aptitudes como la concentración, la disciplina, la flexibilidad, la fuerza, etc.

  • Académicas. Dirigidas a estimular su aprendizaje y desarrollo temprano, fomentando la creatividad del niño.
  • Siempre se dijo que los niños lo absorben todo, que son como esponjas, por ello la mejor etapa para aprender idiomas es la niñez.
  • Informática. Actualmente los niños se crían en un entorno tecnológico, por lo que están predispuestos al aprendizaje.

¿Qué otro tipo de actividades existen?

Las actividades creativas, las cuales están dirigidas a estimular su desarrollo creativo, su imaginación o su ingenio, también son muy habituales y, entre ellas, destacan:

  • Música. La música es un estímulo importante para el cerebro infantil, ya que introduce a los niños en sonidos nuevos y enriquece su vocabulario a través de las letras de las canciones, mejora su capacidad de atención, de memoria y de concentración.
  • Esta actividad es especialmente beneficiosa para favorecer la autoestima de los niños, el aprendizaje a desenvolverse ante un público, estimula la imaginación, la fantasía, la creatividad, refuerza las tareas de lectura, escritura, lenguaje, comunicación, la atención y concentración, a la vez que se divierten.
  • Dibujo y pintura. Generalmente a la gran mayoría de los niños les gusta pintar, mediante el dibujo el niño puede llegar a expresar y exteriorizar sentimientos, emociones, sensaciones, a la vez que desarrolla sus destrezas manuales y visuales, el sentido de la armonía, la imaginación, la relajación…