La importancia de las especias en nuestra alimentación

La importancia del uso de especias en la preparación de los alimentos que consumimos se remonta a siglos atrás, específicamente al siglo XI, cuando, en las Cruzadas, los europeos comenzaron a reclamar aquellos productos a los que se habían acostumbrado en su paso por Oriente, siendo uno de ellos, las especias.

Así, se comenzó una ruta para su recolección que comenzaba en el Océano Índico, pasando por el Golfo Pérsico y de ahí hasta Alejandría, Antioquía y Constantinopla (hoy Estambul), ciudad que servía de enlace entre Oriente y Occidente.

En 1453, al caer Constantinopla en poder de los turcos, el comercio entre Europa y Asia se complicó y le siguió una época de malas cosechas, enfermedades, largas guerras, salteadores, un clima inclemente y una demanda insaciable de estos productos.

La adoración que se profesaba hacia ellos se debía a que en dicha época era muy difícil conservar alimentos como la carne y a veces debían consumirlos sin estar tan frescos y con un gusto nada agradable para el paladar. Entonces, las especies llegaban al rescate para aromatizar los alimentos y hacerlo más apetitoso para su deguste; además de que también se les descubrió un uso medicinal, gracias a sus propiedades antisépticas y estimulantes para la digestión, entre muchas más.

Así, en el siglo XV, mientras el interés por obtener las especias iba creciendo, también iba evolucionando los adelantos científicos (aparece la brújula y el astrolabio) y se comenzaron a construir barcos más seguros (carabelas) que permitían que los navegantes viajasen cada vez más lejos y con más facilidad.

Poco a poco, los equipos de navegación fueron descubriendo nuevas rutas para viajar hasta las Indias y conseguir las invaluables especias, además que se fue extendiendo su uso a otros países y continentes en las que también se dio paso a su producción, dando origen a más fuentes de comercio. De hecho, comenzaron a cultivarse de forma masiva y haciendo más fácil su distribución.

Finalmente, quizá es por eso que hoy en día no son un producto tan buscado y aclamado y su precio es bastante económico. Sin embargo, no han perdido los múltiples beneficios que una vez las hicieron tan codiciadas.

Acompáñanos a descubrir todo lo que las especias tienen para ofrecernos y por qué es tan importante incluirlas en nuestra cocina, todo de la mano de los expertos en especias de Frutos Secos del Carmen.  

Beneficios de las especias dentro de la cocina

  • Condimentos antimicrobios

Las especias contienen aceites con propiedades antimicrobianas que ayudan a la conservación de los alimentos y a eliminar los microbios presentes en los mismos antes de nuestro consumo, y todo de una forma totalmente natural.

Como ya mencionamos cuando hablamos de la aparición de la especias en la antigüedad, estas servían justamente para sazonar los alimentos no tan frescos y que no tuvieran un impacto negativo en la digestión; además de que se usaban para tratar ciertas afecciones o de trastornos leves. Por ejemplo, muchos son los que usan el jengibre a modo de un ibuprofeno natural para calmar las náuseas y el mareo.

  • Platos más digestivos

Al añadir algunas especias a la preparación de nuestros platos (en pequeñas cantidades siempre) estaremos mejorando la digestión de los mismos, ya que una de las propiedades de la pimienta, el clavo o el comino es que estimulan la producción de jugos gástricos. Además, nos protegen de sufrir una infección bacteriana y reducen los gases.

  • Ayudan a quemar calorías

Las especias tienen un efecto termogénico que estimula nuestro metabolismo. Por ejemplo, las especias picantes, como  la pimienta, el ají o el chile, poseen una sustancia llamada capsaicina que es excelente para la quema de calorías. Además, te ayudan a controlar el hambre gracias a que acentúan el sabor de tus comidas, haciendo que te sacien más.

  • Alto poder antioxidante

Según investigaciones en materia, consumir especias nos ayuda a lidiar con el estrés y prevenir o reducir la oxidación celular. Así, también contribuimos a reducir el riesgo de sufrir enfermedades y a la mejora de nuestro estado de salud general. Además, son buenas para controlar el colesterol y los triglicéridos.

  • Tienen muchas vitaminas

Las especias tienen un alto contenido de vitaminas y minerales tales como las vitaminas A , E y C, los carotenos, potasio, magnesio, hierro o calcio.

  • Excelente sustituto de la sal

Aunque es bueno consumir una cierta cantidad de sal al día, si la consumes en muchas cantidades más bien podrías tener el efecto contrario y afectar tu salud; en especial, si eres hipertenso y debes controlar con minucia la cantidad de sal que usas al cocinar.

En este sentido, lo que recomiendan los expertos en nutrición es usar sustitutos para la sal de forma que obtengamos su mismo beneficio y sabor, pero con menos riesgo de aumentar sus niveles en nuestro organismo. Así, la sal de especia es una excelente opción para lograrlo.

Es fácil de hacer en casa, solo necesitas mezclar sal marina, orégano, salvia seca, ajo en polvo, cúrcuma, jengibre o estragón. Ya verás como le aporta un sabor exquisito a todos tus platillos y con mucha menos cantidad de la que usas con la sal normal.

¿Cómo utilizar las especias de la forma correcta?

Igual que cualquier otro ingrediente utilizado en la cocina, debemos tener cuidado con su manipulación, de forma que solo obtengamos beneficios de los mismos y logremos mantener sus propiedades intactas.

En el caso de las especias se recomienda comprarlas enteras y luego molerlas en casa antes de su uso, ya que de esta forma es como se conservan mejor sus características originales. Sin embargo, como lo más común es comprarlas en el mercado en forma de polvos, raíces, semillas, cortezas, flores y hojas secas, debemos guardarlas en  frascos herméticos y en un lugar alejado de la luz y la humedad para preservar su sabor. Incluso, otra forma de conservarlas es extenderlas sobre una bandeja y congelarlas.

Luego, a la hora de incluirlas en la preparación de nuestros alimentos podemos inspirarnos en las siguientes ideas:

  • Para el desayuno podemos añadir un poco de canela o nuez moscada al café, o si te gusta el té, sazonarlo con un poco de jengibre o menta fresca.
  • A la hora de almuerzo nos serán muy útiles en la preparación de aderezos y salsas, por ejemplo, preparándolas en una base de aceite, leche desnatada, queso ligero, zumo de limón o yogur natural.
  • También puede añadir un toque de tu especia de preferencia a las pastas frescas y las masas.
  • En cuanto a las carnes, le darás un sabor exquisito a las carnes, aves y pescados, si los rellenas con ellas.
  • De hecho, a la hora del postre, también puedes emplear especias como el anís, nuez moscada, canela, cardamomo o clavo de olor, en la preparación de ricos dulces.

Especias que no pueden faltar en casa

  • Pimienta

La pimienta es la reina de las especias por excelencia, y de hecho, siempre está presente en la cocina de cualquier hogar. La puedes usar tanto entera como en polvo y ya que es muy versátil sirve para la preparación de casi cualquier plato.

Las más conocidas son la negra y la blanca, pero puedes encontrar variedad para probar. Su encanto, cualquiera que sea su color, es que le dan un toque picante irresistible a las comidas y además sirve como un excelente digestivo. Eso sí, no la uses en exceso ya que podrías inflamar tus mucosas digestivas.

  • Ajo

Este condimento, que puedes encontrar tanto entero como en polvo, es un excelente sazonador para alimentos, en especial para las salsas, los rehogados, y las verduras, aunque también sirve como adobo en muchos platos más.

Su principal beneficio es su propiedad antiséptica, aunque también goza de un excelente efecto expectorante y depurativo, grandes propiedades antiinflamatorias, una buena cantidad de antioxidantes, y se jacta de ser un grandioso laxante.

  • Canela

Esta especia es muy versátil ya que sirve para la preparación tanto de alimentos salados como dulces. Se le conoce por su atractiva propiedad de regular el azúcar que se encuentra en la sangre y de incrementar la sensibilidad hacia la insulina, lo cual es muy apreciado por las personas que sufren de diabetes.

Por lo tanto, se recomienda consumir media cucharadita de canela molida al día para mantener el control de la glucosa.

  • Jengibre

El jengibre es una especia con grandes propiedades para la protección general del cuerpo, ya que nos protege y nos ofrece alivio frente a diferentes afecciones. Esto gracias a un compuesto llamado gingenol, justo el encargado de darle ese sabor picante tan característico del jengibre. Además, es un excelente aliado si queremos perder o controlar nuestro peso.

Otra forma de ayudar a nuestro sistema digestivo es funcionado como un antiinflamatorio de origen natural y como un efectivo remedio en caso de náuseas o vómitos. Mientras que, también ayuda a la buena circulación de la sangre y a mejorar nuestro sistema inmunitario. Incluso, según algunos estudios, puede ayudar a mejora la concentración y la memoria.

 

Mantenete conectado
Artículos mas comentados
Artículos relacionados