¿Por qué es importante la ortodoncia infantil?

El tratamiento de ortodoncia está recomendado para niños de a partir de 6 años. En una primera consulta se le realizarán todas las pruebas, el ortodoncista hará un estudio y un plan de tratamiento digital.

“El tratamiento de ortodoncia en edades tempranas permite al niño tener una mordida saludable y funcional. Ayudará a que los futuros tratamientos de ortodoncia para alinear los dientes sean más rápidos y eficaces y evitar, en algunos casos, procesos quirúrgicos”, explica el ortodoncista, Dr. Khaled Kasem.

“El procedimiento también promoverá la salud oral y, por si fuera poco, ayudará al paciente a tener una hermosa sonrisa que le durará toda la vida”.

La ortodoncia elimina apiñamientos, maloclusiones, mejora la autoestima, evita la acumulación de la placa bacteriana, ayuda a mejorar problemas de lenguaje, etc.

Según datos de la Encuesta de Salud Oral en España 2020, el 9,7% de los niños de 12 años llevan ortodoncia.

La ortodoncia interceptiva o preortodoncia es aconsejable, ya que en ese momento el niño aún tiene dientes de leche. Este tratamiento puede corregir una mordida cruzada, expandir la arcada o cualquier otro problema dental.

«Dado que durante la infancia los huesos aún se encuentran en fase de crecimiento, es posible actuar sobre ellos . La ortodoncia interceptiva no debe confundirse con los aparatos basados en brackets que llevan los adultos o adolescentes. La ortodoncia interceptiva no sustituye a los brackets, sino que lo que hace es dejar los huesos preparados para poder trabajar sobre el alineamiento de los dientes», explica la ortodoncista Patricia Bratos.

En la preortodoncia se van a usar aparatos que los niños se pueden quitar y poner. Cuando la dentición definitiva haya erupcionado, será cuando el experto opte por el tratamiento de ortodoncia correctiva.

Para corregir su posición dental, el niño deberá llevar los clásicos brackets metálicos. Aunque también es posible elegir otros tipos de brackets:

Brackets de cristal de zafiro: Son transparentes, el arco es el único elemento metálico.

Brackets autoligables: No utiliza ligas y otra de sus ventajas es que tiene mayor espacio para la alineación de los dientes, el profesional trabajará con mayor comodidad.

Brackets de porcelana: Son más estéticos, ya que el color de estos brackets imitan el tono original de los dientes.

Brackets linguales: Pasan desapercibidos, porque se colocan en la parte interna de los dientes o zona lingual. Son más apropiados para niños mayores de diez años.

Alineadores transparentes: Desde Ortega Clinic, expertos en ortodoncia infantil, explican que el sistema de la ortodoncia invisible consiste en una serie de alineadores transparentes hechos a medida, que desplazan las piezas dentales lentamente hacia la alineación correcta.

Estos alineadores transparentes están hechos de un plástico suave y cómodo, no irrita las mejillas ni las encías como suelen hacer los brackets convencionales.

El niño puede retirar los alineadores para comer. Además, son cómodos y suaves, y no tienen bordes prominentes ni partes puntiagudas.

La ortodoncia invisible es apta para los adultos y para los niños a partir de los 6 o 7 años, porque se adapta a su proceso de crecimiento, facilita la higiene, no afecta a su autoestima y tiene un efecto mínimo a la hora de hablar.

Tras realizar un estudio preliminar, el ortodoncista entrega al niño los primeros alineadores y le explica cómo colocarlos. Las férulas se cambian cada dos semanas, para adaptarse a la nueva posición de los dientes.

Los resultados empiezan a notarse en solo unos meses. Otra de las ventajas es que el tratamiento no requiere prácticamente de mantenimiento, el niño debe seguir algunas recomendaciones como limpiar las férulas a menudo con un cepillo.

Los alineadores transparentes están hechos de un plástico suave y cómodo, libre de BPA, por lo que no irrita las encías. Además, corrigen problemas tanto funcionales como estéticos.

Desde ABC informan que «se ha comprobado que la succión del pezón es el mejor ejercicio para el crecimiento y desarrollo de la boca y según las investigaciones apuntan a que los niños a los que se les ha dado el pecho tienen posteriormente menos maloclusiones que los alimentados con biberón desde el principio, lo que quiere decir que necesitarán menos tratamiento de ortodoncia en un futuro».

Si el niño tiene 4 años y continúa con el chupete, los dientes centrales inferiores se desvían paulatinamente hacia dentro, mientras que los que se encuentran en el mismo plano, pero en el maxilar superior, tienden a separarse y a sobresalir hacia fuera.

Además, con el tiempo, los caninos chocan entre sí y ambas filas de dientes no se cierran correctamente. ¡Con la ortodoncia el niño puede lucir una sonrisa perfecta!

Mantenete conectado
Artículos mas comentados
Artículos relacionados