No más reposo en cama: los beneficios del ejercicio cuando estás enfermo

Antes era normal que el médico prescribiera reposo en cama para muchas enfermedades. Sin embargo, este consejo ya está obsoleto: los investigadores saben desde hace mucho tiempo que el reposo prolongado en cama a menudo hace más daño que bien. Por lo tanto, los médicos recomiendan hacer ejercicio incluso cuando esté enfermo, ya que se presentan muchos beneficios físicos y algunos psíquicos. ¿Pero por qué es así? ¿Y cómo puedes seguir moviéndote incluso cuando tienes enfermedades más graves?

¿El reposo en cama es malo para la salud?

El reposo en cama debilita el organismo y hace que pierda rendimiento. Descansar demasiado tiempo puede tener un efecto negativo en la circulación, los músculos y los pulmones e incluso puede empeorar los síntomas.

Sin embargo, quien no se siente bien, aunque sea debido a una infección leve, suele preferir reposo en cama. Muchas personas enfermas intentan dormir sanamente. Pero esto a menudo resulta en lo contrario.

Los efectos negativos del reposo en cama se hacen evidentes al cabo de uno o dos días. Tanto la circulación como los músculos se ven afectados: la presión arterial baja y aumenta la probabilidad de tensión.

El reposo prolongado en cama no tiene ningún efecto sobre el cuerpo. La falta de movimiento puede provocar, entre otras cosas, las siguientes molestias:

  • Rigidez en las articulaciones.
  • Problemas digestivos.
  • Flatulencia.
  • Presión arterial baja.
  • Aumento de los niveles de azúcar en la sangre.
  • Infección pulmonar.
  • Trombosis.
  • Reducción de masa muscular

Y no sólo después de estar acostado durante días o semanas. Los primeros signos pueden aparecer tras apenas 48 horas de reposo en cama. Estos suelen incluir problemas circulatorios. Al ponerse de pie, el paciente se marea; existe riesgo de desmayarse y caerse. Las flatulencias u otros problemas digestivos también se notan tras un breve periodo de reposo en cama. Si el cuerpo no se estresa durante unos días, esto también tiene consecuencias para las articulaciones y los músculos.

La falta de ejercicio durante una enfermedad puede provocar numerosas complicaciones: acostarse aumenta el riesgo de trombosis (coágulos de sangre) y embolia. La razón: cuando permaneces acostado durante mucho tiempo, el flujo sanguíneo en las venas de las piernas se ralentiza. Esto facilita la formación de coágulos. Si el torrente sanguíneo transporta coágulos de sangre, estos pueden viajar a los pulmones y causar embolias allí.

Los pulmones corren otro riesgo. Porque la gente respira mucho más superficialmente cuando está acostada. Esto provoca un flujo sanguíneo insuficiente a los pulmones y, por tanto, un mayor riesgo de neumonía. Pero la buena noticia es que si se mantiene activo incluso cuando está enfermo, puede minimizar estos factores de riesgo.

¿Está obsoleto el reposo prolongado en cama cuando estoy enfermo?

Los estudios indican que el reposo en cama no siempre es beneficioso. Por ejemplo, los pacientes con dolor de espalda se benefician de un ejercicio ligero.

Ahora también sabemos que el reposo en cama estricto y prolongado ya no es apropiado para muchas enfermedades. Los científicos de la Universidad de Melbourne (Australia) pudieron demostrar que los pacientes con accidente cerebrovascular deberían volver a moverse lo más rápido posible.

Habían observado a más de 70 pacientes con accidente cerebrovascular. Descubrieron que una de cada tres personas afectadas que se mudaban de nuevo un día después del accidente cerebrovascular podían ser dadas de alta. No fueron necesarias medidas de rehabilitación adicionales. Entre los que permanecieron en cama durante un período de tiempo más prolongado, esto sólo se aplica a uno de cada cuatro pacientes. Los investigadores también pudieron observar que los efectos secundarios como trombosis, neumonía y problemas circulatorios ocurrieron con un 50 por ciento menos de frecuencia en aquellos que comenzaron a moverse nuevamente rápidamente.

Otro caso clásico en el que casi siempre se prescribía reposo en cama en el pasado es el dolor de espalda. También en este caso los consejos están obsoletos; lamentablemente todavía hay médicos que prescriben reposo en cama. Las consecuencias son graves porque este reposo prescrito por un médico puede empeorar aún más el dolor. Es mucho mejor y más beneficioso hacer ejercicio de forma moderada pero regular. De esta forma fortalecerás los músculos de tu espalda. Por ejemplo, dependiendo de tu condición, puedes salir a caminar lentamente o andar en bicicleta. El ejercicio es absolutamente esencial para una vida sana.

¿Cuáles son los beneficios del ejercicio cuando estás enfermo?

Hacer ejercicio cuando se está enfermo puede ayudar a reducir la presión arterial alta y los niveles de azúcar en sangre; esto es muy beneficioso para los diabéticos, por ejemplo. La actividad física también alivia la artrosis y previene la obesidad.

Otra ventaja: mediante una actividad moderada, incluso durante una enfermedad, se pueden evitar las desventajas de permanecer en cama como se describe anteriormente. Tus músculos se mantienen fuertes y tu rendimiento se mantiene. Esto no sólo aumenta la calidad de vida, sino que también proporciona al cerebro un agradable cambio tras estar acostado.

No importa qué deporte hagas. Un entrenamiento suave en el gimnasio es tan posible como un paseo. Lo principal es que hagas algo de ejercicio. Es importante que el deporte se adapte a tu enfermedad individual y a tu tratamiento. Estas tres razones hablan de permanecer moderadamente activo incluso cuando estamos enfermos.

1. Reducir la presión arterial alta con actividad física

El deporte no sólo sirve para prevenir la hipertensión arterial. Incluso si ya sufres niveles altos, el ejercicio te beneficiará. Por ejemplo, la actividad deportiva ayuda a contrarrestar la calcificación vascular (arteriosclerosis), lo que hace que las paredes vasculares sean más elásticas. Además, las paredes de los vasos son más anchas, lo que también reduce la presión arterial.

El entrenamiento de resistencia y el entrenamiento de fuerza son especialmente adecuados para pacientes con presión arterial alta. Sin embargo, preste atención a la intensidad adecuada para no ejercer demasiada presión sobre su cuerpo y su corazón. Además de la marcha nórdica y el ciclismo, los deportes adecuados incluyen la natación.

2. Ejercicio para la diabetes: forma de reducir los niveles de azúcar en sangre

No son sólo la mala nutrición y la obesidad los que promueven la diabetes tipo 2. La falta de ejercicio también es una de las principales causas. Por tanto, las personas afectadas deben hacer ejercicio con regularidad. Porque la actividad física puede reducir los niveles de azúcar en sangre. Después del ejercicio, el metabolismo de la glucosa mejora hasta por 48 horas. Por ello, los expertos recomiendan que los diabéticos no eviten el ejercicio durante más de dos días.

Además, un ejercicio suficiente puede incluso permitir a los diabéticos reducir la dosis de su medicación. Sin embargo, el cambio sólo debe realizarse previa consulta con un médico.

3. ¿Reposo en cama o ejercicio para los enfermos de cáncer?

El ejercicio puede reducir el riesgo de desarrollar cáncer. La actividad física fortalece el sistema inmunológico para que pueda detectar cambios celulares en el cuerpo en una etapa temprana.

Pero incluso si ya se ha diagnosticado un cáncer, no se debe abandonar por completo el entrenamiento. Continuar haciendo ejercicio aeróbico moderado o entrenamiento de fuerza durante la terapia puede ayudarlo a sobrellevar mejor los efectos secundarios del tratamiento.

Importante : Por supuesto, debes adaptar el deporte a tu rendimiento individual para no sobrecargar tu cuerpo.

La salud mental también mejora mientras haces ejercicio cuando estás enfermo

Anímicamente, tu salud mental mejora, según los especialistas del Centro de Psicología Animus. Te sientes útil, activo y tu autoestima aumenta considerablemente. Además, el mantenerte activo, estimula tu cerebro para que se recupere más rápido.

¿Cómo mantenerse en forma mientras se descansa en cama?

Incluso las personas que están en cama no deberían dejar de hacer ejercicio por completo. Andar distancias cortas por la casa o sentarse erguido en la cama son actividades que tienen efectos beneficiosos para la salud y mantienen los músculos flexibles .

Sin embargo, hay enfermedades que requieren un reposo estricto en cama, posiblemente incluso más de una semana. Este es el caso después de un ataque cardíaco, así como después de una enfermedad pulmonar, después de caídas u otras lesiones y después de una trombosis reciente. Si tienes fiebre, probablemente prefiera descansar en cama en lugar de hacer ejercicio. Pero en estas situaciones también se aplica lo siguiente: debes moverte, tanto como tu salud te lo permita.

Nota: Habla con tu médico si puedes hacer ejercicio. Por regla general, incluso en casos graves de enfermedad se pueden dar algunos pasos al día. Por ejemplo, evita comer en la cama. Levántate, camina hasta la mesa y come allí. Esto te dará algo de ejercicio nuevamente.

1. Fortalecer los músculos mientras estás acostado

Puedes hacer mucho por tus músculos incluso estando acostado. ¿ Qué tal la gimnasia para los músculos de las piernas? Para hacer esto, simplemente jale los dedos de los pies hacia el cuerpo mientras está acostado boca arriba. Esto crea una tensión muscular que mantienes durante diez segundos. Luego libera la tensión y repite el ejercicio diez veces en total. Puedes hacer este pequeño ejercicio una y otra vez, idealmente al menos por la mañana y por la noche. Por cierto, esto también reduce eficazmente el riesgo de trombosis.

Asegúrate de recibir suficiente oxígeno para evitar la neumonía, por ejemplo. Para ello, párate (o, si no es posible, siéntate) frente a una ventana abierta y respira lo más profundamente posible al menos diez veces seguidas.

Consejo: si realmente necesitas permanecer tumbado durante más tiempo, un entrenador de piernas de una tienda de deportes podría ser una buena compra. Estos son dos pedales que puedes usar para andar en bicicleta. También puedes utilizar el pequeño dispositivo en la cama.

Si tienes que quedarte en casa debido a una infección, definitivamente puedes moverte con normalidad durante el día. Sólo si te sientes realmente enfermo y débil, tienes dolor de cabeza, mareos o fiebre debe permanecer en cama durante uno o dos días.

2. Consejos para hacer más ejercicio cuando estás enfermo

Mantenerse activo durante una enfermedad no significa necesariamente ir al gimnasio. A menudo, pequeños ejercicios son suficientes para que el cuerpo vuelva a funcionar. Por ejemplo, prueba los siguientes consejos:

  • Utiliza una bola aplastante para fortalecer los músculos de tus brazos y manos.
  • Activa tu circulación sentándote en el borde de la cama.
  • Si estás en el hospital, puedes utilizar el asa triangular para subirte a la cama.
  • Estimula tu circulación dándote una ducha.
  • Si es posible, evita el uso de cuñas, sillas de baño y otras ayudas y utiliza el baño en el baño.

Dependiendo de los síntomas, las sesiones deportivas reales pueden resultar demasiado agotadoras para el cuerpo. Por tanto, es importante incorporar pequeñas actividades en la vida cotidiana (cuando estás enfermo). Esto mantendrá tus músculos activos y te ayudará a recuperarte rápidamente después de una enfermedad.

Conclusión: La actividad física es esencial incluso cuando estás enfermo

Las personas que están enfermas a menudo simplemente quieren tomárselo con calma. Por un lado, esto es cierto, pero el reposo en cama debe interrumpirse de vez en cuando con pequeñas actividades. De lo contrario, la falta de ejercicio puede tener consecuencias negativas para el cuerpo, que van desde molestias menores hasta pérdida de masa muscular, pasando por problemas cardíacos y trombosis.

Dependiendo de tu rendimiento, existen diversas actividades deportivas adecuadas para las personas enfermas. Si te sientes en buena forma, puedes realizar un entrenamiento ligero de resistencia, como la marcha nórdica o el ciclismo. Una caminata corta suele ser suficiente para restablecer la circulación. Y aunque tengas que quedarte en cama, puedes hacer algo bueno por tu cuerpo. Los ejercicios ligeros, como la tensión muscular específica, permiten una cierta cantidad de movimiento incluso en reposo en cama.

Mantenete conectado
Artículos mas comentados
Artículos relacionados