Los miedos más comunes, así se denominan

6 mayo, 2020
Los miedos más comunes, así se denominan

Miedo. Es una de las palabras más temidas del diccionario. Los miedos nos hacen no ser nosotros mismos. Dudar de todo, no querer avanzar en la vida y meternos en nuestra zona de confort. El miedo es algo inherente al ser humano y se dice que podrían existir tantas fobias como personas en el mundo. Existen algunas que podríamos definir como más comunes, como por ejemplo la claustrofobia (miedo a lugares cerrados) y la agorafobia, a las arañas. Peor luego hay otras que son más complicadas. Y luego están los que tienen miedo a todos, que como las meigas, haberlos, haylos.

Crematofobia: Es una de las que más llaman la atención a todas las personas. Es el miedo al dinero y valores de capital. Los expertos señalan que esta fobia no es algo pasajero, sino persistente (e injustificada) en quienes la padecen. Por otro lado está la aurofobia, que es el miedo al oro. Aunque es cierto que yo de momento todavía no he visto a nadie que tenga miedo a ser rico.

Efebifobia. Es el miedo a los adolescentes. Provocado por el temor que para los que la padecen tienen en función de su desconfianza basada en prejuicios de edad. Ahora mismo sería tener miedo a los denominados milenians.

Agirofobia: miedo a la calle y a cruzar la calle. La ambulofobia, por su parte, es el miedo a caminar. Otra fobia relacionada con cruzar, esta vez puentes, es la gefirofobia. Ya has visto que hay fobias para todo tipo.

Basofobia. Es el miedo a caerse muy común en personas que han sufrido una operación o se han roto un hueso. Aparte de la psicología, el fisioterapeuta ha de contar con este temor y ayudar a ganar confianza al afectado.

Fagofobia. Aquí estamos hablando del miedo a comer y tragar. Se traduce en una dificultad para tragar (disfagia) injustificada en el momento en el que, al examinar el esófago  los médicos no encuentran nada anormal.

Sexo

Vamos con una lección de fobias sexuales. Aunque pueda resultar extraño existe la genofobia, que es el miedo al sexo. Algo que para otros es filia, para algunas personas es fobia. Luego está la espermatofobia, por otro lado, es el miedo al semen. Mientras que la Medortofobia es definida como el miedo a tener una erección.

Medicina

La iatrofobia es el miedo al médico. Tiene su origen en innumerables temores, que van desde el miedo al dignóstico, a una cirugía o a una inyección, como a una experiencia traumática en una sala médica, bien propia o por la de una ser allegado. También es muy famoso el miedo al dentista. Es el denominado como odontofobia. “Por desgracia, la fama de los dentistas a lo largo de los años no es la mejor y hay gente que en el pasado ha tenido experiencias desagradables en el dentista. A día de hoy sigue viniendo a la consulta bastante gente con miedo. Algunos de ellos han descuidado, por culpa de este temor, su salud oral hasta puntos muy extremos”, explica desde la Clínica Pamplona, donde cuentan con herramientas que evitan tener fobia como sedación o anestesia sin dolor.

El miedo a abrir los ojos se llama oftofobia. Los ojos reúnen algunas otras fobias como la omatofobia (miedo a los ojos) o la fotofobia (miedo a la luz por temor a que afecte a la vista).

También existen las relacionadas con el trabajo: la ergofobia (miedo al trabajo) y en los últimos años la logicomecanofobia (miedo a los ordenadores). Luego está la vestifobia, que es el miedo a la ropa. Puede estar relacionada con la bacteriofobia.

La bromidrosifobia es el miedo al mal olor corporal, tanto propio como ajeno. Pero vamos que esto es algo que deberíamos tener todos.  La ecofobia es el miedo al hogar. En ocasiones causada por un abandono paterno en la infancia y que se traduce en el temor a estar solo en el hogar.

Y nos despedimos con unas que nos da la risa. Se llama hipopotomonstrosesquipedaliofobia. Y a qué se tiene miedo con esta palabra, pues como no podría ser de otra manera, es el temor a las palabras grandes. Mientras que la hexakosioihexekontahexafobia (abreviado trihexafobia) es un miedo irracional (o fobia) al número 666. Se caracteriza por el rechazo a cualquier cosa que pueda estar relacionada directa o indirectamente con el número 666. La verdad es que a esto lo tenemos todos.

Ya has visto que como te decíamos al principio, hay tantos miedos como personas. ¿Cuál es el tuyo?