7 consejos para elegir el catering de tu boda

19 junio, 2019
7 consejos para elegir el catering de tu boda

Hablar del catering es hacerlo de una elección de gran importancia a la hora de que una boda salga tan bien como deseamos. El éxito de un banquete va a depender entre otras cosas de que haya una buena calidad en los productos y de un servicio a la altura. Por todo ello, es importantísimo tener una serie de cosas antes de que se contrate.

En Mi boda con Rossini, una empresa especializada en catering, consideran, por experiencia propia, que el banquete es algo vital a la hora de calificar como exitosa una boda. Sus clientes a menudo les felicitan por el catering y siempre es algo que destacan los invitados. Vamos a ver algunos consejos a la hora de elegir catering para una boda:

Elaboración del presupuesto

Se empieza a llamar a las empresas de catering cuando se sabe el dinero que se tiene. El caso es que hay que pensar antes cuando se quiere invertir en comida y bebida vale para conocer la clase de catering a la que es posible acceder,

Solicitar consejo a los profesionales

En el caso de que se alquile un espacio que carezca de servicio de restauración, lo mejor es que os proporcione algunas direcciones de empresas de catering con las que trabajase antes. Una buena forma también es preguntar a los responsables del local.

Valoración de las opciones

Puedes solicitar a empresas propuestas para conocer el precio, la clase de servicio o las opciones existentes en cuanto al menú.

La importancia del número de invitados

Antes del comienzo de un servicio de catering debemos tener bien claro el número de invitados que van a asistir a la boda, puesto que no es lo mismo organizar un evento para medio centenar de comensales que hacerlo para 500.

Preguntar temas como si la vajilla o mantelería vienen incluidas

Buena parte de empresas de catering pueden ofrecer todo este tipo de artículos para el enlace en caso de que sea necesario. Siempre es bueno decirles la clase de decoración que se busca,el centro de mesa que se va a usar, etc.

Todo vale para la definición del estilo, por lo que hay que tener en cuenta que todo tipo de sugerencias pueden ser de infinita ayuda para organizar y buscar los diferentes elementos que logren combinar con la mejor ambientación nupcial que tengamos pensada.

Hay que tener otro punto en cuenta, pues los servicios que dan esta clase de empresas son variados, desde localizar sitios, organizar el evento o llevar a la realidad las ideas que haya de decoración para el evento.

Presupuestos y comparación

Toda empresa que se dedique al catering debe presentar su presupuesto de manera distinta, lo que hace que haya que tener cuidado a la hora de hacer comparaciones.

Hay que fijarse si en el precio final, el Iva influye. Todos los factores son de gran ayuda a la hora de valorar las distintas ofertas y optar por la mejor.

La calidad de la atención al cliente

Está claro que la comida tiene que saber bien y ser de calidad, lo mismo que un servicio de altura y donde se puede preguntar lo que se quiera libremente. Hay que valorar convenientemente la rapidez a la hora de responder y asegurarse de que no se vayan a cometer errores a la hora de que anoten bien las fechas o el número que haya de invitados.

El día de la boda, solo tienes que tener en mente divertirse y pasar bien día, algo a lo que ayudará bastante el contar con profesionales de confianza.

Un argumento de importancia cuando se habla de empresa de catering es fijarse bien en las opiniones de otros usuarios que contraten los servicios y que solo deberán tener palabras de agradecimiento.

En cuanto se contrate el catering y se elija el menú, seguro que todo va a parecer más fácil, pudiendo dedicarse a otra clase de partidas.

Desde aquí deseamos que tengas mucha suerte a la hora de elegir catering para boda, pues si valoras bien las opciones y confías en los profesionales, seguro que todo sale a pedir de boca y tienes que preocuparte únicamente por pasar un día realmente genial entre los que más conoces.  Así que ya sabes, ahora a elegir toca ¿no?