Yoga y meditación, dos vías para garantizar nuestro bienestar

3 agosto, 2018
Yoga y meditación, dos vías para garantizar nuestro bienestar

Vivimos en un mundo en el que muchos de nosotros y nosotras estamos obligados a lidiar con el estrés, con las fechas límite y con un montón de cuestiones que, ya estén ligadas al trabajo o no, suponen un verdadero problema para nuestro bienestar. Mirar un calendario se ha convertido en una profesión de verdadero riesgo y cada día es más difícil conciliar la vida familiar con la laboral. La conclusión es que, si no hacemos algo diferente, es totalmente imposible que podamos desconectar y obtener el descanso tan merecido que nos hemos ganado.

¿Qué significa hacer algo diferente? ¿Qué posibilidades tenemos a día de hoy para llevarlo a cabo? Lo cierto es que existen muchas más posibilidades de las que podemos llegar a pensar en un principio. Sólo hace falta obtener una información fidedigna y contrastada. Cuando se realiza este paso, elementos como el yoga o la meditación salen a escena. Y es que este tipo de actividades han llegado a formar parte de la rutina de muchos españoles. Una rutina que necesita descongestionarse de algún modo.

Son muchos los que han relacionado el boom que se está produciendo en una disciplina como el yoga o la meditación con la crisis económica que se ha vivido en España en los últimos años. Una de esas personas es Marta Nieto, que contaba para el diario Expansión que, en efecto, esa relación existe y que la llegada de la crisis, con la enorme cantidad de agobios que se produjeron en muchas familias, contribuyó de un modo sustancial al aumento del número de personas que depositaron su confianza en este tipo de disciplinas.

Un artículo del diario El Mundo publicado en su página web hizo incidencia en la cantidad de beneficios que se pueden obtener gracias a las disciplinas que venimos desgranando. Y lo cierto es que no son pocos. Entre los principales se encuentra la obtención de una mejora en lo referido a la hipertensión, en el sistema inmunológico, una reducción de la ansiedad y la consecución de mayores dosis de tranquilidad. Atendiendo a esta clase de beneficios, la verdad es que parece ser que pocas actividades hay mejores que las que implica realizar ejercicios relacionados con el yoga y la meditación.

La gran cantidad de beneficios que traen consigo la meditación y el yoga se ha traducido en un aumento exponencial de su número de practicantes. Según Inspirare, una escuela dedicada a este tipo de actividades, el número ha crecido en una proporción tan grande debido a que se ha comenzado a concebir el yoga o la meditación como uno de los mejores medios para conseguir ese aumento en la calidad de vida que todos y todas ansiamos conseguir de una vez por todas y que tan difícil nos ha resultado en algunas etapas de nuestras vidas.

Una ayuda en la relajación y en la concentración

Hacer yoga o meditación es sinónimo de obtener unas condiciones idóneas para conseguir no sólo estar más tranquilos y descansados, sino también para tener muchas más opciones de ser eficaces y eficientes en nuestro trabajo, algo que es de una importancia capital en una sociedad en la que se valora más que nunca que un empleado sea resolutivo y sea capaz de gestionar de un modo rápido y correcto todo lo que tiene delante de sí y que puede llegar a ser de una importancia muy grande para la empresa para la que trabaja.

Practicar este tipo de actividades también puede ayudar a darle a una persona más empaque a la hora de trabajar bajo presión, otra de las circunstancias que son típicas de un momento como el actual. El hecho de saber relajarse, cerrar los ojos por un momento y mantener la tranquilidad a pesar de todo lo que tenemos encima es una ventaja que hoy en día es de las más solicitadas por las empresas a la hora de seleccionar a su personal. Puede tratarse, perfectamente, de lo que decida una contratación o un descarte. No sería la primera vez que alguien se decante por una persona debido a la posesión de esta cualidad.

Lo mejor de todo esto es que, de cara al futuro, tener algo de experiencia en lo referido al yoga o la meditación va a seguir siendo útil. El porqué es sencillo. Los momentos de agobio tanto en el trabajo como en la vida personal van a seguir existiendo. Eso es algo que las nuevas tecnologías no van a poder evitar, como sí son capaces de evitar mil otros problemas. Y es que, en ocasiones, para conectar con el trabajo es necesaria una conexión previa con nosotros mismos. Un momento de silencio. Un momento que nos haga cambiar de perspectiva y que nos permita seguir demostrando nuestra valía con independencia del entorno en el que nos encontremos.