Cómo ser un profesional del masaje relajante

1 diciembre, 2017
Cómo ser un profesional del masaje relajante

En la época de crisis económica que estamos atravesando cuando nuestros hijos nos piden un consejo sobre qué dirección tomar en sus estudios, en el caso de que estos no tengan una clara vocación o unas idóneas aptitudes para una determinada profesión, es complicada la respuesta, pues la integración en la vida laboral es cada vez más difícil. Lo que hoy se pide en el mercado laboral es que cada vez estemos más abiertos al cambio, que tengamos capacidad para diversificar, para ejecutar diferentes tareas. Con esta nueva proyección de mercado, necesitamos estar continuamente adquiriendo nuevos conocimientos y asistiendo a cursos o seminarios. Uno de los que más salida tienen en la actualidad son los relacionados con los masajes y el cuidado corporal. El estrés y el sedentarismo hacen mella en nuestro cuerpo y este reclama de vez en cuando que un profesional lo componga.

En la escuela de quiromasaje del Centro QB, en Marbella (Málaga), cuentan con más de quince años de experiencia en formación de este tipo y es una gran opción para especializarse con verdaderos profesionales, ya que tienen además una clínica.

Hasta ahora, más de 1.000 alumnos han sido formados en las diferentes técnicas manuales en el masaje, recibiendo al finalizar el curso un diploma que les acredita para trabajar como quiromasajista profesional. Es también la única escuela en Andalucía que colabora con el mayor experto de terapias manuales de España, apostando  por un tipo de masaje que cada vez tiene más adeptos en nuestro país.

La palabra quiromasaje proviene de la palabra griega “quiro”, que significa mano, o sea, “masaje con las manos”. Esta técnica es practicada por especialistas con el fin de proporcionar un bienestar físico y mental generalizado mediante la relajación, la estimulación o la descontracturación de la musculatura. Estos expertos no pueden tratar lesiones, dolencias o enfermedades, puesto que no son personal sanitario, pero sí proporcionan mediante masajes manuales una serie de beneficios para nuestra salud y bienestar importantes.

Cuáles son los beneficios del quiromasaje

  • Estimula la circulación sanguínea favoreciendo la circulación de retorno, lo que hace que sea muy beneficioso para personas que sufren pesadez en las piernas.
  • Favorece la circulación linfática, ayudando al buen funcionamiento de los órganos del cuerpo.
  • Favorece el movimiento del colon, ayudando a eliminar la obstrucción intestinal.
  • Estimular o relajar el sistema nervioso, estando indicado en problemas de ansiedad, estrés, depresión.
  • Elimina el cansancio corporal.
  • Previene tensiones musculares o cargas favorecidas por las malas posturas adoptadas en nuestra vida diaria, como dolores de espalda, de cervicales, dolores lumbares, etc.
  • Proporciona calma, bienestar o favorece el sueño eliminando problemas de insomnio.
  • Aporta beneficios para la piel, pues este tipo de masajes ayuda en la lucha contra la celulitis, en la reafirmación de la piel, para evitar el descolgamiento, y es un buen aliado para la mujer en el postparto. Y dado que para practicar el masaje se utilizan cremas o aceites, contribuye a mejorar e hidratar la piel.
  • Mejora el aspecto estético de la persona, ya que consigue la eliminación de grasa, tonificar los músculos y el arrastre de células muertas.
  • Alivio de dolores de cabeza, musculares, etc.

Existen varios tipos de masajes manuales, las más habituales son:

  • Quiromasaje relajante, que como su propio nombre indica ayuda a recuperar o relajar la musculatura.
  • Circulatorio, indicado para ayudar tanto a la circulación sanguínea, como a la venosa o sea, la retorno. Así como a la linfática con el fin de eliminar toxinas del organismo.
  • Revitalizante, especialmente adecuado para lograr que los músculos ganen flexibilidad y movilidad.
  • Deportivo, apropiado para preparar la musculatura y mejorar el rendimiento físico, para aliviar sobrecargas, pinzamientos musculares, etc. Se puede ayudar con masaje de estiramiento, digitopuntura, etc.