Paddle Surf

13 junio, 2017
Paddle Surf

Cuando nació el paddle surf, o al menos cuando empezó a verse en España, me pareció una soberana mamarrachada porque ni le veía la gracia ni el deporte en sí y ahora aquí me tenéis, escribiendo un post sobre este deporte a raíz de iniciarme en él con un curso que, por cierto, aún no he acabado y ya me ha enganchado como loca.

Para empezar he de deciros que este deporte tiene muchísimos beneficios:

  • Nos ayuda a mantener un buen control postural.
  • Trabajamos prácticamente todos los músculos del cuerpo.
  • Desarrolla nuestro equilibrio.
  • Se estimula la fuerza muscular.
  • Tiene un alto consumo energético
  • Se logra una conexión con la naturaleza difícil de superar.

Ahora bien, no intentéis aprender por vuestra cuenta porque eso también puede reportaros algunos problemas. Si no sabes adoptar una buena postura (y para saber tienen que enseñarte) es muy fácil que acabes haciéndote daño en la cadera o la espalda, incluso es posible que sufras alguna contractura muscular relativamente grave. Además, debido al mismo error, podrías adoptar una mala postura si practicas este deporte demasiado tiempo sin una correcta supervisión y, a la larga, esto podría traerte problemas de espalda.

Por supuesto, antes de empezar a realizar cualquier deporte de playa, debes pensar en tu salud y es primordial que te untes de crema protectora, de pies a cabeza, y si decides practicar el deporte entre las 12 y las 17, que es cuando más riesgo hay, usa una camiseta de neopreno. Este tema es verdaderamente importante y no debemos pasarlo por alto de ninguna de las maneras. Tened en cuenta que si una persona que va a la playa ya debe protegerse del sol, la que se encuentra en medio del mar (donde el agua refleja los rayos) debe protegerse el doble.

Mi monitor de paddel surf, lo primero que hizo, fue recomendarnos que nos descargásemos la aplicación gratuita de Molexplore, que ayuda a detectar el melanoma a través de un mapa fotográfico de tu piel. Es una aplicación que está muy bien porque te permite fotografíar cada parte de tu cuerpo y llevar un control de cualquier cambio que pueda producirse en tus lunares y eso, para alguien que pasa varias horas al sol en la playa practicando deporte, puede resultar muy beneficioso.

Pero no es el único cuidado que debemos llevar. ¿Sabéis que hay multitud de estudios que demuestran que el gasto que hacemos con los deportes acuáticos es mucho mayor que el que se hace en otro tipo de deportes? Eso significa que también necesitamos mayor aporte calórico, pero de alimentos que merezcan la pena, y de vitaminas y suplementos que nos ayuden a llevar un buen ritmo. Por ejemplo, ahora cocino con levadura nutricional, y pongo bayas de goji en las ensaladas, chía, etc. Además, en Salud Atenea he encontrado unas barritas proteicas de cacahuetes que están buenísimas y son en tentempié perfecto para llevarme a la playa.

Esto lo aviso porque hay gente que se cree que puede llegar sin ningún tipo de preparación física y comiendo fatal, y acabar el día como un auténtico AS del Paddle Surf. Pues va a ser que no, el primer día, como no te cuides, acabas con insolación, totalmente destrozado y sin poder mover ni un solo músculo.

Beneficios y contraindicaciones

Este deporte es muy completo y, por ende, no podemos pretender llegar y ser los primeros. Necesitamos tiempo, dedicación y mucha preparación física. Por ejemplo ¿sabéis que al remar se trabaja la musculatura de los brazos y al mantener el equilibrio trabajamos también la tonificación de tronco y piernas? Pues sí, todo está en continuo trabajo, y eso se nota. Además, al ser una práctica al aire libre, favorece el control del estrés y eso puede ser también muy positivo para nosotros. Es un deporte que ayuda a desconectar.

Ahora bien, ¿hay contraindicaciones? Pues sí, como en casi todo. Para empezar las personas con hipotensión tienden a marearse con facilidad al estar expuestos al sol, por lo que no es recomendable para ellas. Igual ocurre con las personas que sufren de hipoglucemias por un mal control de la glucosa debido a una diabetes, deben evitar este deporte por riesgo a un desmayo.

Tampoco es adecuado para personas con problemas de oídos, porque afectan al equilibrio. Aunque, como siempre, la mejor persona para asesorar sobre algo así es el médico, así que no dudéis en poneros en contacto con él para resolver cualquier pregunta que pueda surgiros antes de practicar este tipo de deporte.