No permitas que el verano dañe tus pies

17 julio, 2018
No permitas que el verano dañe tus pies

El verano permite muchas concesiones en nuestra vida diaria, no solo tenemos una jornada intensiva que deja las tardes libres para disfrutar de las terrazas, aunque en algunas ciudades no se puede salir de la calle hasta las siete de la tarde que baja el calor. También podemos vestir de corto, algo que se agradece cuando el calor aprieta. Y es que llevar unos vaqueros cuando el sol está en lo más alto es algo parecido a cocerse en una sauna.

Un hábito para muchas personas es cambiar el tipo de calzado cuando llega el invierno, y normalmente el cambio consiste en cambiar un zapato cerrado por zapatos abiertos que permiten la transpiración y el flujo del aire. Esto es un respiro para nuestros pies, una parte del cuerpo que no siempre cuidamos como se merece.

En el artículo de hoy vamos a tratar sobre cómo elegir  el calzado de verano, y en concreto, sobre los puntos en los que nos debemos de fijar para que nuestros pies disfruten del verano. Para ello vamos a tratar temas que se pasan de largo cuando elegimos un calzado, como la ligereza, la ergonomía o la sujeción.

Consejos para elegir el calzado en verano

En primer lugar, hay que tener cuidado con las tiras de las sandalias. El calzado de verano está muy vinculado con las que son características por los cierres en forma de tiras con hebillas. Cualquier hombre o mujer que haya utilizado sandalias sabe que las primeras veces las tiras suelen hacer rozaduras hasta que uno se acostumbra a los roces. Para minimizar el riesgo de que nuestros nuevos zapatos de verano nos produzcan heridas es recomendable que las tiras estén confeccionadas en un buen material, como la tela, la piel o el poli piel.

El acabado de las tiras también es importante, porque los zapatos de mala calidad suelen tener acabados toscos que pueden provocar cortes e irritaciones en los pies. También tenemos que tener cuidado de las tiendas dónde compramos los zapatos y sandalias, ya que se ha puesto de moda comprar en puestos en las playas y explanadas, y estos puestos muchas veces no venden calzados que cumplen todas las medidas de seguridad.

Un ejemplo de tienda en la que se puede confiar es Calzados Luz, una tienda tradicional y familiar que da respuesta a todos los clientes que buscan calzados de primeras calidad en Murcia. Además en su tienda online se pueden encontrar calzados de las principales marcas, con los diseños más innovadores y elegantes del mercado.

En segundo lugar, las suelas planas deben evitarse porque son muy incómodas. Aunque al principio sí lo parezcan, las suelas muy muy planas y sin forma anatómica tras un rato caminando nos pueden generar dolores en la planta del pie, talón o lesiones articulares. Esto se produce porque no amortiguan nuestra pisada y no nos aíslan de las irregularidades del terreno, nuestra piel está en casi en total contacto con el suelo y es quien absorbe (y sufre) todo. Lo recomendable es utilizar suelas planas únicamente en situaciones concretas, como ir a la playa o la piscina.

En tercer lugar, hay que poner mucha atención a la sujeción. La sujeción en el tobillo es imprescindible para un calzado con el que vayamos a caminar en el día a día. Sin una buena sujeción cargaremos en exceso nuestras articulaciones y musculatura, además se pueden generar problemas serios como la fascitis si no hay una buena sujeción que mantenga firme el talón.

La ligereza también es importante. Vemos en la calle zapatos con cuña muy grande que parecen pesados, y esto no es bueno. Es importante que nuestro calzado para verano sea liviano, cuanto menos pesado mejor. Si no es así tendremos que hacer un trabajo extra al caminar, cargando nuestras piernas. Para ello lo ideal es que las suelas estén confeccionadas con materiales resistentes pero ligeros y que amortigüen la pisada como las suelas de goma EVA o poliuretano.

Ya que hablamos de suelas, tenemos que prestar atención a la calidad de la misma, ya que existen algunas suelas cuyo dibujo es plano y sin relieve. Esto hará que la suela sea totalmente deslizante y que cuando haya algo mojado patinemos en el suelo con el riesgo de caída. Para saber si una suela es deslizante o no, fíjate en el número de aperturas que hay en la suela, el relieve de la misma, o si la suela tiene un caucho de calidad

Por último, debemos tener muy en cuenta la forma de nuestro pie y valorarla por encima de las modas. No compres zapatos que te gustan solo por el diseño, pruébatelos porque puede ser que la forma del zapato no sea ergonómica para tu pie. No tenemos que repetir la excusa de que para vestir hay que sufrir, es importante ir cómodo en verano.