Consejos para viajar con mascotas

26 mayo, 2017
Consejos para viajar con mascotas

Las mascotas son como parte de la familia para muchos de nosotros. La verdad es que yo no entiendo mi vida sin mi perro. Lo adopté cuando me vine a vivir a Madrid porque me daba miedo estar sola en casa. Se convirtió en mi amigo, mi protector, mi compañero… Al final es un elemento más de mi vida e indispensable, no puedo estar sin él, es como si me faltase algo, así que allá donde voy me lo llevo, por muy complicado que resulte. Si puedo, en función del trayecto, vamos en mi coche. Y si no es posible, como cuando fui a Nueva York, viaja con animalesporavion.com y llegamos a la par.

A diferencia de lo que mucha gente pienso, los animales que viajan en avión no lo pasan mal, ya que ellos se adaptan perfectamente a cualquier situación nueva y no sufren nada de estrés por viajar en avión. Además, en Star Cargo, por ejemplo, al estar especializados en este tipo de transporte, los cuidados son máximos y siempre hay alguien con ellos, así como veterinarios y personal de asistencia. Asimismo, los animales que viajan en la bodega no lo hacen como si fueran una simple maleta, sino que van en compartimentos diferentes con unas condiciones de presurización y temperatura como las que tienen los pasajeros en la cabina, de forma que no pasan frío ni calor.

Además, Star-Cargo ofrece otros servicios que nos lo pueden poner más cómodo a los dueños, como la recogida o entrega del animal en casa mediante empresas especializadas en el transporte de animales por carretera (las furgonetas están adaptadas para el transporte de animales domésticos, los conductores tienen todos los permisos y, en el caso de viajes largos, hacen paradas para que la mascota pueda pasear un poco) o un hotel para mascotas para el caso en tengamos que volar antes que la mascota o si necesitamos que esta pase una revisión veterinaria previa al transporte. Y también se encargan de gestionar la inspección documental y física con el servicio de veterinarios de la aduana de Madrid, previamente al transporte de animales domésticos, tanto si hablamos de transporte internacional de animales como de transporte nacional. También se pueden encargar de la legalización de documentos en la embajada del país de destino, en caso de necesitarlo, y del trámite de aduana de exportación, con los inspectores de la aduana de Madrid.

Fundamental es que si viajas por carretera, como es más habitual para las escapadas de fin de semana, es que le acostumbres a ir en el coche a trayectos más pequeños y que estos vayan aumentando en distancia poco a poco, para que no sea una experiencia traumatizante para el animal, y es clave que vayas parando de vez en cuando para que pueda hacer sus necesidades y también beber.  Puedes llevar un cuenco en el que ir vaciando una botella de agua o comprarte una de esas botellas que trae ya un bebedero incorporado y resultan muy cómodas para los desplazamientos. En el coche tiene que ir bien amarrado, ya sea dentro de su propio transportín, en un lugar acotado con una malla al maletero o incluso con un cinturón en uno de los asientos traseros.

Tanto en el caso del avión como para la carretera, o incluso para su día a día, es conveniente que el perro tenga un seguro, como ocurre con los conductores. Te ahorrará disgustos y te facilitará el viaje. Y si vas al extranjero, consulta las coberturas de tu póliza de salud de la mascota, si la tienes.

Ten en cuenta que no a todo el mundo le gustan los perros

Cuando viajes con tu mascota debes pensar que por mucho que tú la quieras y sientas que es el perro más adorable del mundo, lo cierto es que hay personas a nuestro alrededor que no se sienten cómodas con la presencia de animales cerca, así que deberás ser cuidadoso para no molestar a los demás viajeros. Así, tendrás que tener a tu perro tranquilo, lo que puede llegar a resultar todo un desafío en función de su carácter. Lo mejor en estos casos es llevar contigo un objeto que sea familiar para él y le haga estar calmado.

Asimismo, si cuando te haces con una mascota sabes que viajaréis mucho, es bueno que empieces a ayudarla a socializar desde el primer día, para que no tenga comportamientos difíciles o agresivos con extraños que te puedan causar algún disgusto.

Además, para respetar su rutina, dale de comer, paséale y juega con él en el mismo horario en que lo haces normalmente en casa para evitar estrés adicional, y no cambies la dieta de tu mascota durante el viaje.